Tu Vida Comienza al Final de Tu Zona de Confort

Tu zona de confort es una de tus mayores enemigas a la hora de adelgazar con éxito, conseguir tu figura ideal, alcanzar tus objetivos de fitness o hacer realidad cualquier meta que te propongas en tu vida.

Pero… ¿Qué es tu zona de confort?… pues para explicarlo de forma sencilla, es un estado al cual tendemos a permanecer todas las personas donde nos sentimos cómodos con la situación actual y no queremos tomar riesgos para mejorarla ni avanzar en nuestras metas.

En otras palabras, cuando estás en tu zona de confort, te autolimitas y te pones mil excusas para permanecer en ella, para no cambiar la situación actual y no esforzarte y para no tomar la iniciativa de alcanzar los objetivos que realmente te permitirían gobernar tu vida y ser feliz.

Por ejemplo, cuántas veces te habrás dicho a ti misma… “No tengo tiempo para hacer ejercicio” a pesar de que sabes perfectamente que, para conseguir tu figura ideal tienes que hacer ejercicio sí o sí y que una hora de entrenamiento es solo un 4% de tu día.

El ser humano tiene esa gran facilidad de inventarse excusas sin ninguna lógica para permanecer en su zona de confort y tú tienes que luchar contra ello y salir de esa zona a diario si quieres alcanzar tus objetivos y el cuerpo que deseas.

Pero el peligro de la zona de confort no acaba ahí… ¿Cuánta gente va al gym a diario y se esfuerza lo justito sin darlo todo en cada entrenamiento? Muchísimos, ¿Verdad?… y pasan semanas, meses, años y ahí siguen con sus mismas rutinas y sin avanzar un ápice ni mejorar su físico… ¡Es porque están inamovibles en su zona de confort!

El peligro de permanecer en tu zona de confort siempre va a estar ahí… en tu rutina de ejercicios, en tu alimentación, en tu trabajo, en tu vida diaria… tienes que aprender a detectarla y a salir de ella esforzándote y planteándote nuevos retos y avances continuamente… ¡Toma la iniciativa!

Si haces normalmente 30 minutos de cardio… haz 35 o 40, si haces 3 ejercicios de pesas para una parte determinada del cuerpo, haz 4, haz más series y más repeticiones, si no cuentas tus calorías por pereza, empieza a contarlas y a pesar tus alimentos, si te saltas tu dieta 3 veces por semana, lucha por saltártela solo dos, luego solo una y luego ninguna… ¡Avanza, avanza, avanza!

Recuerda… permanecer en tu zona de confort es básicamente estar muerta en vida… sin retos, sin ambiciones y sin resultados… ¡Tu vida comienza al final de tu zona de confort!

Las Excusas NO Queman Calorías

Siguiendo con la misma tónica de la frase motivadora de fitness anterior, en la que te mostraba que solo soñar con tu figura ideal quema CERO calorías y es inútil, ahora quiero explicarte algo que parece obvio, pero que no todo el mundo que quiere perder peso parece comprender… las excusas también queman CERO calorías… en otras palabras… ¡Las excusas NO sirven para adelgazar!

Lo único que consigues con las excusas es perder el tiempo y engañarte a ti misma autojustificándote para no iniciar de una vez por todas el camino hacia la figura ideal que tanto deseas. Simplemente no quieres realizar el esfuerzo y te escondes detrás de las excusas. Por ejemplo, ya ni siquiera tú puedes creer eso de que no tienes tiempo para hacer ejercicio… ¡Una hora de entrenamiento es solo un 4% de tu día!

Excusas, excusas y más excusas para no adelgazar… en vez de iniciar de forma determinada el camino hacia tu peso ideal, con todo el esfuerzo y compromiso que supone, te escondes debajo de una montaña de excusas y escapas de la gran responsabilidad que tienes en conseguir un cuerpo esbelto y libre de grasa con el que te sientas feliz.

En vez de evadirte de la realidad inventando excusas y más excusas, debes emplear todo ese tiempo en buscar soluciones que te permitan vencer a esas excusas y créeme, si realmente quieres conseguir tu figura ideal y estás dispuesta a darlo todo por conseguirla, encontrarás esas soluciones.