Progresar Lentamente Es Mejor Que No Progresar Nada

Muchas personas, cuando intentan perder peso o alcanzar algún objetivo de fitness, se quejan de que progresan muy despacio e incluso tienen la tentación de abandonar porque no van todo lo rápido que desean.

¡Es entendible!… a veces es desesperante luchar con todas tus fuerzas por conseguir tu figura ideal y ver que los resultados son lentos y tu objetivo parece cada día más lejano.

Pero no te engañes a ti misma… aunque sea un progreso pequeño, un progreso es un progreso y debes de estar muy orgullosa de ti misma por haberlo conseguido. Si hoy estás más cerca que ayer de tu cuerpo soñado o has perdido solo unos cientos de gramos de grasa respecto a la semana anterior, debes estar contenta y seguir adelante con tu lucha.

Incluso es posible que a veces des pasos atrás… ¡No importa!… cada vez que caigas debes levantarte de nuevo y seguir luchando contra tus Kilos de más y para cumplir tus metas de fitness.

Cuando se trata de mejorar su físico, cada persona tiene un ritmo de avance distinto y, si el tuyo es más lento que el de otras personas o de lo que desearías, NUNCA debes desesperarte, sino tener la vista puesta al frente y seguir con tu camino, avanzando día a día, paso a paso, sin abandonar en ningún momento, porque, a base de pequeños progresos, es como se consiguen los triunfos… ¡Mil veces mejor progresar un poco que no progresar nada!