Siguiendo con la temática del artículo anterior "La Importancia del Desayuno para Adelgazar" y viendo que mucha gente me preguntaba en los comentarios como habría que cenar para adelgazar con éxito, voy a dedicar este artículo a esta importantísima cuestión...

La cena es la segunda comida del día más importante en cuanto a adelgazamiento se refiere (después del desayuno)... hacerla correctamente es crucial para perder peso adecuadamente y no volver a recuperarlo. Por eso a continuación te voy a enseñar la forma correcta de cenar para adelgazar efectivamente.

Comencemos...

Al igual que ocurre con el desayuno, mucha gente comete el error de saltarse la cena o cenar demasiado ligero para intentar adelgazar. Es cierto que la cena debe ser la comida más ligera del día, pero tampoco hay que pasarse.

Luego hay muchas personas que ya comienzan mal el día saltándose el desayuno y lo rematan fatal con una cena muy abundante... justo lo contrario de lo que hay que hacer para adelgazar con éxito (si quieres saber como tienes que desayunar para maximizar la quema de grasas lee mi artículo "La Importancia del Desayuno para Adelgazar").

Si al principio del día tu metabolismo está muy elevado y precisa de mucha energía y muchos nutrientes y por eso tu desayuno debe de ser la comida más fuerte del día, al final de la jornada ocurre todo lo contrario... tu metabolismo necesita poca energía por lo que debes de ingerir menos calorías si no quieres que se te acumulen como grasa.

De hecho, la cena debe de ser la comida del día con menos calorías para que resulte efectiva para adelgazar. Pero cuidado... que sea ligera no significa que debas saltártela o no comer casi nada.

Además, tienes que tener en cuenta que a lo largo del día tu cuerpo ha estado recibiendo alimentos en todas las comidas que has realizado y ha estado cargando sus reservas de energía, por lo que están al máximo o casi al máximo cuando llega la hora de la cena.

Me refiero a las reservas de glucógeno de los músculos y del hígado que se van recargando gracias a los carbohidratos que consumes y que representan la principal fuente de energía de tu cuerpo.

Si estas reservas están llenas o casi llenas como ocurre al final del día y consumes carbohidratos en tu cena, estos irán directamente a engordar tus reservas de grasa, que es la fuente de energía de reserva de tu organismo y no tiene límite de acumulación como ocurre con las reservas de glucógeno.

Además, niveles altos de glucosa en sangre (provocados por la digestión de los carbohidratos) impiden que tu cuerpo produzca suficiente cantidad de hormona del crecimiento (una hormona que te ayuda a quemar grasas y que tu cuerpo produce entre 30 y 90 minutos después de irte a dormir)... otra buena razón para NO consumir carbohidratos en tu última comida del día.

Es decir, aquí ya tienes una pista sobre los alimentos que debes evitar en la cena si quieres adelgazar con éxito... los alimentos ricos en carbohidratos como el arroz, el pan, los cereales, cualquier tipo de pasta, legumbres, frutas, dulces, bollería, etc.

Sin embargo, tu cena tiene que ser rica en proteínas... tu cuerpo aprovecha las horas de sueño para reparar tu masa muscular y para ello necesita los aminoácidos que obtiene de las proteínas (recuerda que conservar tu masa muscular durante los períodos de adelgazamiento es super-importante debido a que ayuda a mantener elevado tu metabolismo).

Por lo tanto, tu cena debe estar compuesta de uno o varios alimentos ricos en proteínas y bajos en grasas como pescado, pechugas de pollo o pavo, tortilla de varias claras con una sola yema, carne de ternera con muy pocas vetas de grasa, un batido de proteínas, etc.

Como acompañamiento puedes utilizar una gran ensalada o unas verduras hervidas con un poco de aceite de oliva u otro tipo de aderezos (las ensaladas y las verduras casi no aportan calorías, pero aportan mucha fibra lo que da sensación de saciedad). Y si todavía tienes hambre te recomiendo tomar al final de tu cena un té bien caliente u otra infusión para calmar aún más tu apetito.

¡Ah!... se me olvidaba... debes hacer tu cena unas 2 horas antes de acostarte. En cuanto te vas a dormir tu metabolismo desciende bruscamente, así que, aunque tu última comida sea la más ligera del día, necesitas esperar al menos un par de horas después de hacerla antes de ir a acostarte... ¡Nada de cenar e irte enseguida a la cama! Si lo haces, aumentan las posibilidades de que gran parte de tu última comida sea almacenada en forma de grasa.

Y recuerda... para conocer a fondo como alimentarte y ejercitarte de forma efectiva para adelgazar con éxito, deberías informarte mejor sobre mi programa de adelgazamiento en la siguiente página web...

http://www.bellefem.com/adelgazar/